Seguidores

sábado, 11 de septiembre de 2010

El furtivismo sigue diezmando a los osos austríacos


En junio de 2009 se encontró el cadáver mutilado y desollado de Roznik, un oso joven de tres años y medio y 130 kilos.

Sabemos su identidad ya que era un viejo conocido de los investigadores eslovenos ya que el oso había sido anestesiado cuando deambulaba por un parque en el distrito que le dio nombre, en la capital de Eslovenia, Ljubljana.

Se estima que el oso murió entre los días 16 y 23 de mayo justo después de pasar la frontera hacia Carintia, ya en Austria. Pero su cuerpo no fue descubierto hasta el mes siguiente ya que los cazadores furtivos después de cortarle las patas y la cabeza le quitaron el collar y se deshicieron del cadáver en el valle de Logar junto a una carretera.

Fuente de la fotografía: Diepresse.com


Este oso era mas diurno de lo habitual, pero no era un oso problemático y era muy tímido. Formaba parte de la incipiente población transfronteriza entre Austria y Eslovenia que cuenta según los investigadores con 9 osos y desde su muerte con 8.

Aun con esos escasos efectivos, es la población mas boyante de Austria, ya que cuenta con la ventaja de tener aportes de ejemplares de vez en cuando de la mas numerosa población eslovena. La otra población se encuentra en Austria central y cuenta con dos ejemplares machos y es el producto de una reintroducción fallida debido al furtivismo.

Un año después de la localización del cadáver un cazador ha sido acusado gracias a las pruebas que han podido ser recabadas y aunque aun no se le ha encontrado culpable, la asociación de cazadores de la región de Carintia le ha expulsado de por vida de su institución.