Seguidores

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Aventuras y desventuras de un quebrantahuesos llamado Silvano

En lo mas crudo del invierno, una hembra de quebrantahuesos ponía un huevo en una cobacha en un recóndito paredón de la Alta Ribagorza aragonesa. A la postre, el pollo que naciera de ese huevo sería llamado Silvano, y esta, es su historia.

Miembros de la Fundacion Quebrantahuesos apostados a una distancia prudencial del nido, hacían el seguimiento de una pareja de quebrantahuesos como lo hacen con tantas otras. Pero percibieron algo distinto, vieron que el proceso de incubación no estaba siendo llevado a cabo de forma adecuada.

Ante el temor de que el embrion muriera se decidió por llevar a cabo una medida drastica, y que nunca se había llevado a cabo en el Pirineo y probablemente, nunca en ningún lugar del mundo; Retirar el huevo y criar el pollo lejos de sus progenitores.

El huevo fue rescatado del nido y trasladado a las instalaciones de la FCQ, donde eclosiono y paso diez días antes de ser enviado a Austria donde le esperaban sus futuros padres adoptivos, que ejercerían de nodrizas.

Después de su paso por las instalaciones del proyecto de reintroducción del quebrantahuesos en los Alpes, regreso a Aragón cuando contaba con 85 días y mas tarde se libero en el Parque Nacional cerca de la tierra que le vio nacer.

Aunque el quebrantahuesos resulto ser hembra, se le siguió conociendo como Silvano, el nombre que le habían dado sus primeros cuidadores.

Autor: F. Marquez


Los típicos vagabundeos de esta etapa de la vida de un quebrantahuesos fueron seguidos gracias a un emisor con el que se le había equipado. Lo que permitió entre otras cosas localizarla cuando en diciembre de 2001 apareció herida en Benasque, y de allí fue trasladado al centro de recuperación de La Alfranca (Zaragoza), donde se comprobó que presentaba una intoxicación ocasionada por un fitosanitario denominado carbofurano y que sufría una lesión en el tarso.

Tras su casi milagrosa recuperación (es el único quebrantahuesos hasta la actualidad que ha podido ser recuperado de un envenenamiento) fue trasladada a Escuain, donde fue liberada de nuevo. Tras lo que volvió a su particular periplo por la vertiente sur del Pirineo primero y mas tarde por la norte en la que finalmente se hizo con un territorio propio que ostenta junto a su pareja.

Diversas observaciones de quebrantahuesos realizadas en 2009 en la zona baja del Valle de Aspe rica en recursos tróficos, parecían indicar el establecimiento de una nueva pareja territorial. Uno de los ejemplares que se veían habitualmente en la zona era facilmente reconocible como la quebrantahuesos de 14 años Silvano ya que portaba sus bandas alares.

Las prospecciones realizadas en el transcurso del invierno de 2009-2010 por ornitólogos de GOPA, agentes del Parque Nacional de los Pirineos y de la Oficina Nacional de Caza y Fauna Salvaje permitieron registrar el proceso de formación de la pareja y su anidación.

Autor: Jacques Bouillerce


Así, el 10 de diciembre, P. Navarre pudo fotografiar al quebrantahuesos marcado trasportando una rama. El 25 de diciembre S. Duchateau pudo observar dos tentativas de apareamiento. Por fin, el 4 de enero la buena intuición lleva a J. Bouillerce a descubrir el nido ocupado por la pareja.

Los agentes del ONCFS y del PNP, alertados del descubrimiento pusieron en marcha el seguimiento de la pareja. Las visitas posteriores permitieron la observación frecuente de la pareja en el nido defendiendo el territorio de los buitres leonados que ocuparon el roquedo que antiguamente había sido utilizado para anidar por quebrantahuesos.

No se pudo confirmar que finalmente realizaran la puesta, y finalmente la pareja primeriza abandono el nido. Lo cual es bastante habitual en los primeros intentos reproductores. Esperemos que el invierno que viene tengan mas suerte y de ser así se convertiría en el primer quebrantahuesos criado en cautividad del Pirineo en reproducirse con éxito.

En todo Pyrénées-Atlantiques (64), había esta temporada reproductora 10 parejas, de las cuales 3 en el País Vasco Francés y otras 7 en el Bearn. De todas estas parejas, solo 4 han sacado un pollo, todas ellas establecidas en el Bearn.